Técnicas de Nitruración Gaseosa, A presión y en Sales

NITRURACIÓN GASEOSA

Este tipo de nitruración se lleva a cabo en hornos comunes con atmósferas nitrurantes a presión atmosférica y temperaturas comprendidas entre 470
y 550º C , aproximadamente.

El aporte de nitruros se efectúa mediante la ruptura molecular del amoníaco.

Digno de mención es el largo tiempo de proceso necesario, así como la fragilidad de la capa de combinación obtenida.

NITRURACIÓN A PRESIÓN

En la actualidad se está comenzando a utilizar una nueva técnica en HORNOS de VACIO, denominada NITRURACIÓN A ALTA PRESIÓN, porque su aplicación se realiza entre 2 y 20 bars de presión.

Este sistema tiene la ventaja de trabajar con nuevas tecnologías no contaminantes, por lo cual la calidad superficial de las piezas tratadas con técnicas de VACIO es excelente.

Además de la limpieza que nos proporciona esta técnica aplicada en HORNOS de VACIO queremos citar la reducción de tiempo en el proceso, la posibilidad de nitrurar piezas pequeñas y a “granel”, así como la eliminación de problemas para nitrurar cualquier tipo de orificios que puedan tener las piezas con necesidad antidesgaste.

NITRURACIÓN EN SALES

Este proceso se realiza introduciendo las piezas en un medio líquido, llamado sales, compuesto normalmente de cianuros y cianatos en estado fundido.
Esta técnica presenta como dato destacable que la capa de combinación posee unas buenas propiedades de tenacidad, siendo relativamente reducido su tiempo de proceso.

En cuanto al sistema, podemos decir que presenta poca versatilidad, pues la temperatura viene prefijada en torno a los 570º C.

También este compuesto de sales en sí origina dificultades en la limpieza posterior de las piezas, sobre todo con los agujeros pequeños, y además las superficies pulidas pierden esta condición.